Seguidores

viernes, 15 de febrero de 2013

Lavadero de Gallemo


 

            Los lavaderos de nuestros pueblos han sido de muchísima importancia hasta la segunda mitad del S. XX, ya que nuestras madres, abuelas y sus antecesoras igual que ellas, tenían que ir frecuentemente a lavar la ropa a estos lugares.

            Anterior a la construcción de los lavaderos habría que acercarse al rio para hacer lo mismo, pero el rio era un lugar más incomodo, y no siempre tenía la misma cantidad de agua, además era un lugar al descubierto, a merced de las inclemencias del tiempo.

            En Espinosa de los Monteros, conozco al menos dos lavaderos construidos para tal fin, el de Gallemo y el de Fuentezancos. El primero situado en el lugar llamado así, es un edificio tejado y con una puerta de acceso al Este. Hacia el Sur, presenta tres grandes arcos que hacen la función de grandes ventanales y permiten la entrada de luz (Hoy en día es un lugar muy fotogénico, ya que desde aquí se puede ver parte del casco de Espinosa con la Torre de los Cubos en primer plano y al fondo la Peña de Bedón).

 
En el dintel de la puerta principal hay una inscripción que dice:

“AÑO DE 1879

SE HIZO ESTA OBRA

SIENDO ALCALDE

D. NORBERTO SOLANA”

D. Norberto Solana es el mismo que reconstruyo el Ayuntamiento de Espinosa de los Monteros en la misma época.

El segundo lavadero estaba en la zona denominada Fuentezancos, junto al Rio Trueba y en el Barrio de Berrueza, debajo del telar de velas para navíos. Este lavadero estuvo en pie hasta los años 50-60 al menos. Pero según cuentan “Se lo llevo el rio”. Tenía aproximadamente la misma estructura que el de Gallemo y sus arcos miraban hacia el rio. No tengo datos, pero es muy probable que también lo construyera el Señor Solana.

Aunque esos sean los lavaderos “Oficiales” también sabemos que se seguía lavando en algunos lugares del rio, como entre la presa y el Puente Ilustre. A principios del S. XX se lavaba allí la lana. Y había otro lugar en el Barrio de Quintanilla por el que pasaba un arroyo (que ahora no recuerdo su nombre) y que atravesaba convenientemente canalizado las calles del Barrio, pasando por delante del Palacio de los Marqueses de las Cuevas. En algunos lugares había unas losas tapando el canal y otras inclinadas que servían para frotar la ropa.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Calificacion del Articulo

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails